lunes, 13 de noviembre de 2006

La alcantarilla



Se negaba a creer que todo tiempo pasado fue mejor, es más tenía que esforzarse para encontrar en el pozo de lo que ya fue, un buen recuerdo, por lo menos bueno, no tenía la expectativa de que sea alegre o significativo para su vida de manera alguna. Sin embargo estaba agradecida por la vida que tenía ahora. El silencio como compañía le permitió recordar lo que durante tanto tiempo se había esforzado en olvidar:

Era un bar oscuro en las orillas del pueblo, cerca del río. Allí convivían camioneros de paso ocasional, los trabajadores de la mina y los que preferían no ser vistos. “Mujeres de vida fácil” le habría dicho en una oportunidad su padre, eso le causaba gracia, ¿quién inventó que una mujer que debe dejarse manosear por un desconocido tiene una vida fácil?

Nunca pudo olvidarse de Clara, una mujer con más carne en las caderas que cabellos, tenía en la mano derecha dos verrugas que le causaban repulsión.”Es el castigo por lo que hago” le habría dicho una noche en la que el alcohol no alcanzó a desdibujar la realidad.

Clara tenía una costumbre que le llamaba la atención y nunca vería en otras mujeres que alquilaban su cuerpo: luego que se iba el cliente, se lavaba en un fuentón que solía guardar debajo de la cama, usaba algún tipo de desinfectante “porque con estos cerdos nunca se sabe” afirmaba y luego pedía perdón y rezaba arrodillada sobre granos de arroz al lado de la cama.

Nunca se animó a preguntarle porque se hacía eso, sólo le respetaba el tiempo que necesitaba antes que ella entrara para cambiar las sábanas cada tres clientes, podría haberlo hecho en cada caso, pero el dueño del sombrío lugar decía que no podía gastar tanto jabón y que "total nadie se daba cuenta porque la mayoría estaba re borracho o demasiado desesperado como para ponerse a oler las sábanas".

Estaba también Blanca, el problema de ella era que se enamoraba de la mayoría de sus hombres, vivía esperando que alguno de ellos la sacara de allí, estaba confiada que si era buena y hacía bien su trabajo, alguien la llevaría para darle un hogar, aunque sea uno tenía que pedírselo, estaba segura. Se volvió una experta, pero no vivió lo suficiente para saberlo.

María Concepción era la más joven, era optimista sus ojos todavía no tenían la lúgubre expresión de sus compañeras de vida. Creía que en algún momento se iba a ir de allí porque “esto es por un tiempo” se repetía y le aseguraba a quien quisiera escucharla, que por supuesto no eran muchos. Tenía la piel suave, la carne fresca y su cuerpo conservaba el aroma que tenía antes de irse de la casa de sus padres para no volver nunca más.

Juan Daniel era el encargado de mantener a los clientes hidratados, le decían Judá, una pelea cuando todavía tenía sueños lo dejó rengo y se los llevó a todos juntos y nunca más se atrevió a tenerlos.

Las campanas la trajeron al presente de nuevo, se sacudió el polvo de los recuerdos y sonrió, la esperaba su hija, con toda la ilusión vestida de blanco. Entonces miró al cielo color turquesa y agradeció una vez más: dio gracias por haber salido de ese lugar, por poder mirar a los ojos a su esposo y a sus hijas, porque no renegaba de su pasado, pero tampoco la enorgullecía. Hubo noches de mucho miedo, de manos rápidas e incontrolables, de alientos rancios, pero también de voces con autoridad y brazos que abrazaban y protegían.

Se preguntó que habría sido de las mujeres de allí, de los hombres, pensó ¡cuántos sueños perdidos, cuántas sorpresas, cuánto dolor y cuánta esperanza había habido allí! y volvió a sonreir.

17 comentarios:

Lorena dijo...

Que bueno que estés escribiendo ficción!!! Yo no escribo una línea que no sea periodística desde hace tiempo y me está costando mucho no aparecer en el papel cuando intento escribir otra cosa. Y tanto, tanto, no hay que contar...
Están re lindos los textos. Un beso.

Princesa Sukimuki dijo...

hola Sheeba!!!
nunca había pasado x tu casa, es super linda!

muy buenos relatos!

Besos

Miks dijo...

Hola Shee!! es muy lindo este lugar! me encanto lo que expresas!
tratare de pasar mas seguido!

Besoooote!

Andreievna dijo...

Uy qué bueno! Me encantan los relatos "desde el margen"

Un saludo de tu vecina chubutense!

Ya sabés, si querés vamos juntas a ver babasónicos

Sheeba Baby dijo...

Gracias, gracias, gracias....

fabiana dijo...

shee el puebolg te aclama! queremos más escritos tuyos!!

gracias por pasar por casita,

besito.

solciss dijo...

Guauu, se me puso la piel de gallina.

muy bueno shee!

un abrazo y que tengas un hermoso finde!!
:)

Maria Juana dijo...

me gustaron los colores
con más tiempo me quedo a leer
:)

Coronel Almodiga Batista dijo...

Alguien tiene idea de algun editor, o editorial que publique libros de autores como nosotros?

O que al menos este interesado en leerlos.

Sheeba Baby dijo...

Gracias por pasar por casa María Juana y Coronel. La verdad no tengo idea Coronel, si vos sabés algo chusmeá... gracias.

Viktorius Manson dijo...

Sheeba, muy lindo tu hogar...no había pasado nunca pero ahora seré visitante frecuente.
Muy interesantes tus escritos!!!!

Sheeba Baby dijo...

Gracias Viktorius, tengo que ponerme las pilas y volver a escribir. Saludos.

fabiana dijo...

Shee, amiga mia, te dije que te quiero? vos sos una sol para mi.

besitos azucarados :)

pilarcita dijo...

Hola Sheeba!! vine a saludar.
Buen finde.

Besos

31 dijo...

me duelen los ojos después de leer semejante relato patético.

31 dijo...

Está escrito por una persona de 12 años, no?

fabiana dijo...

Shee te dejé un regalito en mi blog. Te quiero mir!!!!

besos.